914 571 696

Cirugía oral en Madrid

Exodoncia de muelas del juicio

Las muelas del juicio son los últimos dientes en aparecer o erupcionar. Esto ocurre generalmente entre los 16 y 20 años. La exodoncia de muelas del juicio es la intervención más frecuente en cirugía oral. Hay varios motivos por los que se debe realizar:

  • Puede provocar inflamación en la encía por una erupción incompleta y generar una infección crónica.
  • Para evitar lesiones en el segundo molar (muela anterior a la del juico), como caries y problemas de encía.
  • Por falta de espacio en la mandíbula que puede afectar a la correcta erupción de las piezas adyacentes e incluso provocar apiñamiento.

Dependiendo de su caso concreto, la Dra. Iliana Marín le recomendará una anestesia general o una anestesia local para adormecer sólo la zona durante el procedimiento quirúrgico.

Después de la extracción de la muela o muelas, la doctora le solicitará que muerda una gasa durante 30 o 45 minutos para detener el sangrado. También puede ser necesaria la toma de antibióticos y antiinflamatorios durante varios días tras la operación. Después de la extracción puede haber cierto dolor e inflamación que desaparecerán después de unos días.

Otros servicios

Caninos incluidos

Los caninos son dientes de gran importancia para la estética y para la masticación. Son los dientes que tienen la raíz más larga y están diseñados para ser el primer diente que contacta con la otra arcada al cerrar la boca y servir de guía para que el resto de los dientes muerdan correctamente. Por todo ello es muy importante descubrir a tiempo si tienes un canino incluido para tratarlo cuanto antes, porque cuanto más tiempo pase, más difícil será que el diente pueda salir.

En el caso de los caninos el tiempo de erupción es de los 9 a los 13 años. Si pasado este tiempo no se encuentra el canino en boca, se considera que es un canino incluido.

Es más frecuente que se encuentre incluido el canino superior que el canino inferior.
Cuando los caninos no hacen erupción y se quedan incluidos en el maxilar lo ideal en esos casos es realizar un tratamiento combinado junto con un ortodoncista para intentar llevar al diente incluido a su posición normal en la arcada.
En ocasiones el cirujano puede aconsejarle la extracción quirúrgica del mismo para evitar complicaciones (quistes, infecciones, daño a dientes vecinos, etc.).

Quistes y apicectomias

Hay varios tipos de quistes maxilares, los más frecuentes (quistes radiculares) se producen por infecciones crónicas de origen dentario.

Los dientes se mantienen fijos en las encías gracias a las raíces dentales. Los ápices (las puntas de cada raíz) funcionan como entrada de los vasos sanguíneos y los nervios al diente. Es a través de estos por donde el proceso infeccioso que afecta al diente se desplaza al hueso circundante.

Los quistes, al crecer, van destruyendo el hueso adyacente y formando grandes cavidades en el interior del maxilar o la mandíbula. También se pueden infectar, y por todo ello deben ser extirpados quirúrgicamente.

Habitualmente los problemas que afectan a la raíz del diente pueden solucionarse con un tratamiento de endodoncia. Sin embargo, ciertos casos requieren una cirugía endodóntica concreta, la apicectomía, para salvar el diente. Generalmente se utiliza como último recurso para evitar la extracción de la pieza, cuando el tratamiento endodóntico ha fallado y se ha producido una nueva infección de los conductos radiculares, presentando síntomas de dolor e hinchazón.

Durante la apicectomía se elimina el tejido infectado del hueso maxilar y se cierra el conducto dentario para que la infección no vuelva a aparecer. Para ello se crea una apertura entre la encía y el hueso en una zona cercana a la pieza dental infectada. A través de esta apertura el dentista limpiará el conducto radicular, extrayendo el ápice afectado, y lo obturará al terminar la intervención. Finalmente, se sutura la herida para evitar futuras infecciones. La duración total del proceso puede variar entre 30 y 90 minutos.

Injertos de encías

Las encías pueden retraerse por diferentes causas (enfermedad periodontal, ortodoncia, cepillado brusco…) produciendo problemas estéticos y de sensibilidad. Mediante microcirugía podemos mejorar la calidad de los tejidos blandos y recolocarlos en su lugar.

En la Clínica Llidó somos expertos en todas las intervenciones de cirugía bucal.

¿Quieres tener una sonrisa perfecta?

En la Clínica Dental Llidó nos ocuparemos de ello, ¡ponte en contacto con nosotros!