Después de un tratamiento de ortodoncia, ya sea con brackets o con Invisalign, es necesario llevar algún sistema de retención que mantenga los dientes en sus nuevas posiciones. Existen dos tipos de retenedores: los fijos y los removibles. Veamos qué ventajas y desventajas presenta cada tipo.
Retenedores fijos
También llamadas barras linguales o ferulizaciones. Van adheridos a la parte lingual de los dientes. Su principal ventaja es que “funcionan” 24 horas y que el paciente no tiene que estar pendiente de ponérselo y quitárselo. Esta sería una buena opción para los pacientes menos colaboradores o despistados. También está indicado para adultos que presentaban mucho apiñamiento inferior antes del tratamiento, o pacientes con movilidad en algún diente debido a un problema periodontal.
La desventaja de estas barras es que favorecen el acúmulo de placa y sarro ya que los dientes son más difíciles de limpiar. No obstante, combinando el uso de cepillo eléctrico con hilos dentales específicos se consigue una higiene excelente.

Retenedores removibles
Los más comunes son los llamados essix (retenedores de plásticos tipo alineadores).
La principal ventaja es que mantienen las posiciones de todos los dientes (de muela a muela), mientras que la barra solo va en los dientes anteriores. Además previene el desgaste dentario en los pacientes apretadores, aunque no debe confundirse con las férulas de descarga indicadas para pacientes bruxistas. Otra ventaja es que son más higiénicos que las barras fijas ya que se puede usar el hilo dental normalmente y no se adhiere tanto sarro.
La desventaja es que duran menos que las barras que puede aguantar “toda la vida”. Se podría decir que desde el punto de vista ecónomico son más caros los essix ya que cada 5 años o así puede ser necesario cambiarlos aunque esto también depende mucho del cuidado que tenga cada paciente.
Otro factor negativo de los retenedores de quita y pon es que dependen de la colaboración del paciente ya que se lo debe poner todas las noches (durante muchos años…) y esto muchas veces se hace “pesado” para el paciente.
¿Cuál te recomendamos en la Clínica Llidó?
La Dra. Llidó le recomendará a cada paciente qué sistema es mejor para él teniendo en cuenta las características de su caso así como sus propias preferencias. En muchos casos se pone una barra adherida y también un retenedor transparente de uso nocturno. Mediante esta retención doble y acudiendo a revisión una vez al año evitaremos las recidivas y conseguiremos mantener los dientes alineados de por vida.

WhatsApp chat