Como adultos tenemos muy claro cuándo necesitamos la ortodoncia. Vemos nuestros dientes mal colocados y sin espacio, y enseguida somos conscientes del efecto poco estético que esto provoca en nuestra sonrisa y la dificultad en ocasiones para realizar una correcta higiene. En niños o incluso adolescentes se suelen generar más dudas, ya que entran en juego factores como el recambio dental (con dientes de leche surgen dudas sobre su necesidad) y el crecimiento óseo.

Además, ciertos problemas que en la infancia se solucionan con ortodoncia necesitan tratamientos quirúrgicos más complejos cuando el desarrollo se ha completado. Hoy vamos a responder a las preguntas más frecuentes sobre ortodoncia para niños:

¿A qué edad podemos empezar un tratamiento de ortodoncia infantil?

En general, el tratamiento de ortodoncia empieza cuando ya han salido los dientes definitivos. La edad varía según el desarrollo de cada niño, pero orientativamente puede ser a los 11-12 años. La realidad es que las necesidades de cada niño/niña son individuales y las alteraciones de crecimiento pueden obligar a iniciar el tratamiento en edades tempranas, a los 6-7 años, por ejemplo en lo que se conoce como mordida cruzada, o por asimetría ósea.

Cabe destacar que la ortodoncia a una edad temprana, en el caso de necesitarla, es más eficaz que si esperamos a la edad adulta. Por eso la prevención en estos casos y un diagnóstico precoz pueden evitar un tratamiento más difícil y largo en un futuro.

¿Qué tipos de ortodoncia existen?

Hay básicamente dos tipos de ortodoncia infantil, que dependerán de la edad del niño y de cuál sea el problema a tratar.

La ortodoncia interceptiva, ya mencionada, se suele utilizar para prevenir y tratar problemas relacionados con la posición de los huesos maxilares, pero no sirve para cualquier alteración o problema. Por norma general se trata de aparatos de ortodoncia removibles, es decir, de quita y pon.

Se deben llevar un mínimo de entre 4 y 6 horas diarias y durante la noche, aunque es importante remarcar que el tratamiento será más rápido y efectivo cuantas más horas al día se lleve puesto.

Por otro lado, la ortodoncia fija está indicada cuando ya han salido todos los dientes definitivos (excepto las muelas del juicio, que pueden salir mucho más tarde durante la edad adulta). Son conocidos como brackets, y los más solicitados son los brackets estéticos fabricados en materiales cerámicos.

¿Cuánto dura un tratamiento de ortodoncia infantil?

La duración del tratamiento dependerá de diferentes factores, como la edad del niño, el tipo de problema, e incluso la disciplina del paciente en el caso de la ortodoncia removible.

Lo que sí es seguro es que cuanto antes se inicie el tratamiento, más rápido y efectivo será, como hemos comentado antes, ya que los huesos todavía son moldeables y la posición de los dientes se corrige con más facilidad. Normalmente el tratamiento debería durar entre 12 y 30 meses.

¿Qué cuidados especiales necesitan los niños que llevan ortodoncia?

Es extremadamente importante la higiene dental en un niño que lleva ortodoncia, ya que los restos de comida que se acumulan en los brackets favorecen la acumulación de placa dental y la aparición de caries.

En el caso de aparatos removibles, tienen que cepillarse los dientes antes de colocarlos y cuando se los quitan. También hay que prestar atención a la limpieza del propio aparato.

Si quieres poner la ortodoncia de tu hijo en nuestras manos, visítanos sin compromiso, somos especialistas en ortodoncia para niños en Madrid. Llámanos al 914 571 696 o al 659 535 180. Estamos en C/Juan Ramón Jiménez, 2 Bajo 5, Madrid.

WhatsApp chat