¡El verano ya está aquí! Y con él las preciadas vacaciones que nos permiten salir de nuestra rutina diaria, pero también el verano puede ser un factor de riesgo para la salud bucodental, por eso no debemos olvidar el cuidado de los dientes durante este período vacacional y tener en cuenta la prevención dental.

Salir de la rutina suele estar relacionado con un cambio en los hábitos debido a la relajación, viajes, comidas fuera de casa, o comer entre horas, esto, en ocasiones, provoca un empeoramiento de la higiene dental con los consiguientes problemas bucales:

Hipersensibilidad dental: con el aumento del consumo de bebidas y alimentos fríos, acompañado de un mal cepillado, provoca la desmineralización y se desgastan los cuellos de los dientes, exponiendo la dentina, es decir, al tejido del diente que en condiciones normales está cubierto por el esmalte.

Aumento de la placa bacteriana: al disminuir la frecuencia del cepillado y el cuidado de los dientes, aumenta el riesgo de acumulación de la placa bacteriana junto con un empeoramiento en la salud bucal.

Aumento de halitosis: si a la falta de higiene bucodental le sumamos un incremento de consumo de sustancias perjudiciales, bebidas alcohólicas o tabaco, junto con problemas periodontales comunes, aparecerá o empeorará la halitosis del paciente.

Más traumatismos dentales: al aumentar las actividades al aire libre pueden surgir accidentes que provoquen algún traumatismo dental, en estos casos siempre hay que mantener la calma y acudir cuanto antes al dentista.

Consejos para el cuidado de los dientes durante el verano

Es importante tener en cuenta una serie de consejos básicos para tener un buen cuidado de los dientes durante el verano:

Mayor precaución con los deportes y actividades: Aumentar la precaución en las actividades al aire libre, y los deportes que conllevan peligros para los dientes, nos ayuda a prevenir posibles accidentes. Es aconsejable, en las situaciones donde el deporte es más extremo, utilizar un protector bucal para no acabar con un diente dañado en caso de accidente o golpe.

No utilizar tus dientes para algo que no sea masticar: Son muchas las situaciones en que nos encontramos en la playa, sin poder abrir una bolsa con las manos o una botella, y recurrimos a los dientes. Esta práctica puede ser muy perjudicial, los dientes están hechos para masticar y cualquier práctica que no sea esa puede dañar y provocar muchos problemas en nuestro cuidado de los dientes.

Aumento del enjuague bucal: En verano aumenta el consumo de alimentos y bebidas con altos contenidos en azúcares, junto con la falta del cepillado de los dientes, si nos encontramos en la playa, puede provocar la aparición de caries. Una solución sencilla es enjuagarnos con agua después de tomar alimentos azucarados y cepillarnos los dientes en cuanto tengamos la oportunidad.

No descuidar los cuidados dentales esenciales: Aunque nos encontremos en un ambiente relajado y no tengamos unos hábitos de rutina, es muy importante no olvidar cepillar nuestros dientes por la mañana y por la noche como mínimo, y ya que, en ocasiones, pueden ser los únicos momentos del día que realicemos un cuidado de los dientes, debemos hacerlo de la manera más exhaustiva posible.

En nuestra clínica dental en Madrid aconsejamos realizar una consulta dental antes de las vacaciones, para prevenir posibles daños en nuestra salud bucal. ¡Pide cita a través del 914 571 696 o el 659 535 180! Estamos en C/Juan Ramón Jiménez, 2 Bajo 5, Madrid.

WhatsApp chat